20 febrero, 2011

The F word

Hoy hace un año yo era ridiculamente feliz. Obscenamente feliz. Increíblemente feliz.
Feliz con esa felicidad inverosímil.
Cursi
Empalagosa
Telenovelesca
Desconcertante
Increíble.
Esa felicidad que no me creería salvo porque la viví. Y aún así no me la creería. Pero tengo pruebas y testigos de que lo fui.
Esa felicidad que no me pidió permiso y me tiró la puerta abajo a patadas. No tuve mas remedio que dejarla entrar; "pucha, de rodillas me encontrás.. hecha un ovillo. Levanto los ojos... te estaba esperando".

Hoy la miro desde lejos, desconfiada e incrédula. Traicionera.
Felicidad.
Fuck!
F...
Fin.

10 febrero, 2011

Rehab

Empujo amorosamente la silla de ruedas que transporta tu cuerpo y alma deshechos y te conduzco a un salón cálido.

Curo tus heridas, beso tus cicatrices, dibujo con la yema de mis dedos los puntos de tus suturas.

Extiendo la mano, te ayudo a caminar. Te levantás con miedo, tambaleante, trémulo y débil hasta que te das cuenta que podés caminar erguido como antes. De suero todo el amor que puedo darte. Desinteresadamente, porque así es la profesión.

Y te vas. Un hombre entero de nuevo. Aunque de vez en cuando vuelvas a la consulta, cuando el ego está herido y necesitás que yo vende, cure, bese, suture.

Indefectiblemente enfermera de tus miserias. Enrollo las vendas, apago la luz y me repito que no es de patética. Que así es la profesión.


04 febrero, 2011

Transmutaciones de minita

Reposteo de un texto de hace no tanto mucho. Porque SÍ.

Lejísimos de ser un manifiesto feminista o tener aspiraciones de pasquín barato en pos de la liberación feminista y la quema pública de corpiños (aquellos que me conocen o habituéan en Eva saben que nada mas distante a nos), pero la lectura de un breve aunque inspirador posteo en el blog de mi amiga, congénere y sufrida transitante de este mundo Peccatta Minutta (http://pequeniopecado.blogspot.com/ ) me llevó a inquerirme sobre ciertas transiciones, mutaciones y hasta me atrevería a decir malformaciones en el desarrollo de aquello que a veces equivocadamente denominamos el camino del amor.

Y me di cuenta que irremediable e indefectiblemente vamos mutando de formas; querámoslon o no; démoslon cuenta o non. Es ASÍ. Se muta irreversiblemente y se permutan hasta lo impermutable en pos de la ansiada felicidát que ciertamente no tiene dueño.

De esa manera, pasamos de ser increíblemente ocurrentes y creativas, bellas y sensuales y sexuales, inteligentes, intrigantes, aquel objeto de deseo del cual they can't get enough of de la primera (o primeras) semanas de salir a "LA MINITA, que me cae mas o menos bien, copada.. seh.. igual podría ser mas (flaca/alta/baja/rubia/putona.. and so on and so on)" de las semanas o meses subsiguientes.

Mutamos de objeto de deseo a desear que ese sujeto nos dé la misma bola que hace escasos días atras. Y nos convertimos en verdaderos Transformers del amor, siendo geishas y chefs y modelos y madres y amigas y todas las demás cosas que creemos que necesitan. Para que nos necesiten.

Y yo me pregunto cuando pasamos de ser ELLA a ser ella. Existe en verdad un momento en el cual la canilla pasa de C a F? Cuando descendemos del monte trono reinal para fregar los escalones y retorcernos el marulo pensando en maneras de volver a llegar allá arriba, al trono junto a EL, que mira tranquilito el partido de Villa Dálmine contra Sportivo Sobachottas de Curuzú Patrás? No somos acaso la misma?

Lanzo la pregunta al infinito y sé de antemano que no voy a tener respuesta. Sin embargo eu preciso chifalar, encontrar de cualquier yéito el camino intermedio dentre las dos. Y no ser ELLA ni esa para ser once and forevermor simplemente YO.